El mejor consejo que me han dado.

Me miro y dijo: Cuándo te pregunten si sabes hacer algo, di que ¡sí! Y ponte de inmediato a aprender cómo. Fueron sus palabras exactas justo después de aceptar un trabajo que nos tomaría toda la noche averiguar cómo hacer. Por extraño que parezca esa no fue la primera ni la última vez que algún ´jefe´ me reto y cruzó la delgada línea entre “Ser mi Superior/y mi mejor amigo” … con el tiempo entendí que con algunos creces laboralmente, con otros emocionalmente, con algunos aprenderás técnicas, con otros habilidades, algunos te enseñarán de la vida y otros te enseñarán a ser humano. Lo importante es enriquecerse de cada experiencia.

Una vez más, me miró y dijo: «Cuándo te pregunten si sabes hacer algo, di que ¡sí! Y ponte de inmediato a aprender cómo.»

Desde entonces tengo esto cómo mantra. Muchas veces escuché a profesionales criticar a los polímatas después de todo ´el que mucho abarca poco aprieta´ resultaba mejor especializarse en una sola cosa. No obstante creo que nuestra creencias deben saber mutar con el tiempo, en el mundo tan acelerado y cambiante en el que estamos viviendo ser polímata representa una actitud de aprendizaje continuo, no es saber mucho de un tema, sino saber mezclar, interconectar  y desarrollar múltiples perspectivas en un mismo área de conocimiento.

 

El leonardo Da Vinci del siglo XXI, no hay mejor ejemplo de la polimatía. Partimos del concepto que ser polímata es; “la capacidad de alcanzar la excelencia en dos o más áreas del conocimiento.” Una idea que antiguamente se asociaba mucho a los grandes filósofos, científicos o artistas del renacimiento quienes dominaban diferentes áreas del conocimiento.

 

¡La curiosidad tiene que ser el motor!

Y esto está muy asociado a otro concepto del que les he hablado antes ´La sociedad Knowmad´ que está tomando control del teletrabajo, de la empleabilidad en pleno 2020, de la comunidad colaborativa e integral que se está gestando entre emprendedores.  Hoy en día todas las carreras tienen cientos de especializaciones y subespecializaciones ¡Y que bueno! Pero ¿Por qué no conocer de todas ellas y aprender a integrarlas? Solo por poner un ejemplo; en el mundo de la comunicación visual se desprenden muchísimas ramas como la ilustración, la publicidad, el video, la fotografía, diseño editorial, diseño de branding, 3D, diseño web, los rotulistas, los de imprenta, directores creativos, animación y todas ellas a su veces están interconectadas con más y más disciplinas cómo; el storytelling, el marketing, SEO, tecnología, desarrolladores de código, el video marketing, y la lista sigue . . . Es imposible dominarlas todas a la perfección porque cada año estás mismas se renuevan en un universo infinito de actualizaciones, pero ser 1 cuándo podemos ser al menos 3 es desperdiciar potencial.

 

Es así como a raíz de ese ´mantra´ intento adquirir una nueva habilidad con cada proyecto que se me presenta, dominar mi arte en cualquier canal offline hasta online pasar desde construir con tus propias manos todo un rótulo publicitario (incluso las conexiones de luz), conocer el material y extrapolar todo eso al momento en que lo diseñas frente a la pantalla y piensas ¡esto tiene que funcionar para web, pero también para cuándo decidan hacer una valla enorme! Esto es el fin único de desarrollarnos como polímitas, es conectar unas cosas con otras, es no limitarnos a ´nuestra área´ sino saber fluir en todas un poco.

 

Aprender sobre la marcha no tiene nada de malo, si das tu mejor esfuerzo. Si alguien me pregunta si puedo construir una casa diré que no, (no tiene nada que ver con mi área de trabajo) pero si alguien me pregunta si puedo grabar un video con drone para una campaña (y en mi vida he tenido un drone en mis manos) igualmente diré que sí, ¡un día no sabía editar vídeos y dije sí! … muchas horas nocturnas después ya tenía un resultado más que aceptable para mi primera edición, un año después me encanta el mundo de filmmaker y es mi segunda habilidad favorita. Un día no sabía diagramar libros y dije sí, ahora diagramar ebooks es de los proyectos que más me gusta recibir, un día no sabía…pero fui aprendiendo, lo que te quiero decir con toda esta historia es que se trata de ´un aprender constante´ y saber escoger las oportunidades en las que puedes arriesgarte a aprender sobre la marcha. Te sorprenderá, pero incluso muchas personas pueden salirte con respuestas como las que yo he recibido “No lo has hecho antes…pero, puedes intentarlo?”

Ahora seguir siendo ´purista´ o querer ser especialista en 1 sola cosa como ha sido tradicionalmente, tampoco está errado. ¡Puedes ser el mejor en eso que tu sabes hacer! Creo que es algo de decisión muy personal, pero en lo que a mí respecta desarrollarnos como polímatas en esta era integral es abrir no una, sino muchas puertas.

 

Aunque fue sólo una frase, su consejo despertó en mí ese ´querer saber más´ ´ser más´ y hoy quiero compartírtelo. Si quieres que profundice más en el tema de “Ser profesional polímata” déjame en los comentarios y hago otro post ampliando la información. ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

2 comentarios en “El mejor consejo que me han dado.”

Responder a Marielena Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *